La Fornarina y otras cupletistas que marcaron una época

La Fornarina y otras cupletistas que marcaron una época: mujeres ayer admiradas, hoy olvidadas

domingo, 25 de enero de 2015

LAS OTRAS: Salud Ruiz (III)

Salud Ruiz,  plasmada en todo su dramático esplendor por el gran Calvache,
protagonizó esta extraordinaria portada de Mundo Gráfico
Prácticamente desde sus inicios, a Salud le compusieron cuplés algunos de los mejores autores de su época. Unas veces para ser cantados por primera vez ante el publico, otras graciosamente cedidos a ella después de haber sido interpretados por otras artistas. En 1919 comenzó el año estrenando "La modiña brasilera" y "Flor de California" de Yust y otro del eminente compositor canario Reyes Bartlet, mientras tenía al maestro Quirós ocupado preparándole un nuevo repertorio. Escamilla, reputado letrista, le escribe "Aduladora", "Pajarito que canta" y "Ven, pescador". El repertorio de las cupletistas era amplio, en constante innovación, con el fin de mantener la atención de un público tentado por una amplísima oferta.
Retrato de Juan Reyes Bartlet
(fuente: bernardocabo.blogspot.com)
La voz es importante en una cupletista que, a fin de cuentas, no es más que una cantante. Pero no había que descuidar la imagen escénica y aunque Salud era más bien sobria (y algo tacaña) fuera de los escenarios, no escatimó nunca sobre ellos ni dinero ni imaginación. Uno de sus diseñadores fue el polifacético Álvaro Retana que llegó a vender sus modelos en exclusiva para la casa Thiele (H. Thiele en la madrileña calle Postas números 29-31) con el reclamo publicitario de ser el lugar al que acudían Salud Ruiz y otras famosas cupletistas del momento.
Figurín de Retana para una revista musical de 1920,
más que evidentemente influenciado por el estilo de Erté
(fuente: Museo Nacional del Teatro,

http://museoteatro.mcu.es/obra-sobre-papel/)
Vestida o no por Retana debuta Salud en marzo de 1919 en el Cine Fuencarral (así aparece en cartelera, como cine y no como teatro), actuando tras el programa de cinematógrafo donde triunfa la película de la Bella Otero "Otoño de amor". Tras esta actuación no volvemos a saber nada de Salud hasta el mes de agosto, cuando aparece anunciada en la terraza del Gran Casino del Sardinero (Santander) en sus "diners de moda, bailes con cotillón, y tés dansants". Entre otros artistas actuarán esta temporada Tórtola Valencia o Carmen Flores. El lugar era de postín y estaba abierto todo el año, pero era durante los suaves veranos cántabros cuando se hallaba en plena efervescencia.
Habréis notado que entre la actuación del cine Fuencarral y la del Gran Casino median unos cuantos meses. Poca actividad artística tuvo Salud durante este tiempo si bien otro tipo de actividad, más íntima y dolorosa, tuvo lugar no en la escena sino en su corazón. Las razones, entonces como ahora, fueron veladamente desveladas a su público por medio de la prensa.
El 31 de julio de 1919 aparece en la revista "Vida Manchega" una entrevista realizada por un periodista (reporter, se llama a sí mismo) que prefiere esconderse bajo el seudónimo de Crispín.
Salud durante la entrevista, cómodamente enfrentada al atildado
periodista calzada con sus zapatillas "de andar por casa"
Salud debuta en Ciudad Real y recibe a la prensa local en su camerino antes de la actuación. Es sorprendida mientras se retoca ante el espejo, pintándose los labios con una barra de carmín color rojo cereza. Crispín es indudablemente un admirador, se recrea en el físico de la artista y nos deja de ella la siguiente descripción:
"La artista es guapa, morena, con unos ojos de pupilas muy negras y muy expresivas; brillantes ojos de agarena que no pueden desmentir su tierra andaluza. Es una cancionista de primera fama, una estrella que en muy poco tiempo hizo célebre su nombre".
Por no tener tiempo para atenderle debidamente (tiene que actuar) quedan cupletista y reporter el día siguiente para tomar café en el hotel donde ella se hospeda. Cuando llegan Crispín y el fotógrafo (E. Lérida, apodado con cierta chunga Alfonso Bis) se encuentran a Salud relajada, vestida de calle pero con los escarpines (rosas y con lazo) que estaba de moda por entonces llevar en casa. Ingenua, simpática y amable, nada engreída por su fama, su actitud es pensativa, su estado de ánimo algo melancólico. En definitiva, se encuentran a una mujer en horas bajas que está dispuesta, en su indefensión anímica, a hacerles alguna que otra íntima confidencia.
Salud pasaba por unos delicados momentos pero, a pesar de todo,
esos escarpines eran toda una declaración de principios
Confiesa ser pretenciosa, que lo más importante para ella ha sido conquistar una posición dentro de su carrera y que mantener su hogar y a los suyos ha sido siempre una constante en su vida. Reconoce que su madre está delicada ("su pobre madrecita padece una aguda neurosis") y que en cuestión de amores acaba de pasar por un mal momento: después de tres años acaba de terminar una relación, dando a entender que fue por decisión de la otra parte y que, si por ella fuera, volvería con él. Aún así no guarda rencor ni siente pena, acaso decepción, una de esas desilusiones que nos hacen ver a la persona amada tal y como es, ni peor ni mejor, simplemente distinta a la idea que nos habíamos forjado. De todos modos el periodista deja claro que "los amores de Salud Ruiz pasaron sin dejar rastro", y el que quiera entender que entienda.
A malos tiempos, buenos abanicos
Pero la vida sigue, faltaría más. Y así en septiembre actúa en el teatro de Martos, después pasa al Parisiana de Zaragoza y acaba el año en los inevitables Trianón Palace y Price de Madrid. Los programas de variedades de ambos locales son una señal del cambio de los tiempos. De hecho Salud comparte en el Price ("la catedral de las variedades") tablas con Isabelita Ruiz, cancionista de moda y vedette de revista musical en ciernes. Se dice de Salud que es "una de las pocas artistas que los americanos nos van dejando por acá" ya que son numerosos los artistas españoles que prueban fortuna en América, debido a que lo español se ha puesto de moda y a una cierta saturación en el mercado nacional. No en vano se acercan los años veinte con sus cambios radicales en la escena española, empujados por la ventolera del avance imparable del cine. Diabólico invento, válganme las variedades.
El proyectil del cinematógrafo impactando sin piedad
en el ojo de las variedades y el cuplé: todo un desastre
(perdóname, Méliès, por esta licencia bloguera)
El aciago año termina mal para Salud, que es timada en su propia casa: un tipo dice venir de parte del maestro Romero, se presenta con una papeleta del Monte de Piedad y le pide cien pesetas (por entonces una cantidad apreciable), llevando una carta con la firma falsificada de Romero donde éste le pide a Salud que le dé al hombre el dinero. Y ella se lo da. Ni carta ni papeleta eran auténticas y aunque el individuo es detenido, Salud no recupera su dinero ni su tranquilidad. Después de este suceso, sin duda un delito menor y sin graves consecuencias, Salud enferma y durante un tiempo cancela sus actuaciones. Simplemente ya no puede más y acaba rescindiendo su contrato con el Price, quedando en su lugar Preciosilla y Matilde Aragón. Con tan afamadas cupletistas espera Antonio Alesanco compensar los gastos que le ocasiona su compañía de zarzuelas, que acaba de debutar con una reposición de la "Maruxa" de Amadeo Vives.
Partitura de Maruxa, con música de Amadeo Vives
y libreto de Luis Pascual de Frutos
A pesar de todo la empresa del Price no le guarda rencor a Salud y el 29 de febrero de 1920 le hacen en este teatro una función en su beneficio. Gracias a tan bonito detalle Salud se recupera con celeridad y actúa en el Salón Imperial de Sevilla, a continuación en el Ramírez de Córdoba y el Gran Casino de San Sebastián en abril, para volver en mayo al Ramírez cordobés donde es la más predilecta de sus artistas. Después de pasar unos días del mes de julio actuando en El Dorado de Barcelona (aquel de Manzanares Nausa) debuta en el Romea de Madrid, tras posponer la fecha debido a una ligera indisposición. Con ocasión de su debut la crítica se divide entre los que consideran positivamente su voz y presencia, y los que consideran su repertorio demasiado flojo, incluso de mal gusto. En todo caso no adecuado para su temperamento artístico, prestándose poco al lucimiento. Entre los temas que estrena figuran "La novia del torero" y "La moza talaverana", "De su pueblo" y "El monaguillo" (los dos últimos del A. Leyra). Parece que esta vez Salud no ha acertado a la hora de escoger repertorio, pero no tardaría en resarcirse. Y a lo grande.
Partitura de "¡Pa qué te voy a contar!", canción compuesta para Salud Ruiz
por el Maestro Romero, una de las muchas estrenadas por ella
Del Romea, donde esta vez compartirá escenario con ¡Moreno! y La Yankee, pasará Salud al Lírico de Palma de Mallorca. Ya en noviembre regresa a Madrid, al Madrid Cinema (hoy Teatro Maravillas) donde estrena con gran éxito el chotis "Las manitas... no" de Viérgol. Las grabaciones de sus temas se harán más numerosas durante los años veinte, así como la publicación de partituras y cancioneros con sus éxitos. Fue Salud una de las más prolíficas en este aspecto, y aunque no le dejara demasiados beneficios en aquella época (poca gente disponía todavía de gramófonos en sus casas) sí demostraba que tenía ya un fino olfato para ver las posibilidades comerciales de la música popular.
En Crédito S. Loinaz (calle Prim 39 de San Sebastián)
te daban hasta 28 meses para pagar un "Solófono"
En 1921 comienza la temporada actuando en el Price, junto a Joaquín Rodriguez (tocaor de guitarra), Margarita Grácil (bailaora) y el prestidigitador D'Anselmi, a dos pesetas la butaca. Y aún saca tiempo para lucirse en una carroza de carnaval desfilando junto a estos artistas por el Paseo de Rosales de Madrid, luciendo según la prensa un críptico "color de moda". Premio para el que sepa decirme cual fue dicho color en el invierno de 1921.
El 17 de febrero, recién terminados los carnavales, la Asociación Pro-Tuberculosos celebra un festival benéfico del que formará parte Salud junto a La Argentina, Mercedes Serós, la compañía teatral de Simó-Raso y las Hermanas Corio, gentiles bailarinas muy a la moda.
Las Hermanas Corio, aquí en asiático atuendo, fueron
las bailarinas favoritas del público español en los años veinte
Salud sigue trabajando, incansablemente, en los escenarios de toda España y haciendo sus grabaciones, de las que viene bien recordar que se hacían en directo, con orquesta, sin producción posterior y en una sola toma. En marzo de este año precisamente saca Odeón lo que se consideraba un doble disco, en el que aparece Salud cantando en una cara dos temas (uno de ellos "Serenata Galante") y en la otra cara otros dos temas de Mari-Rosa, cancionista de breve historial.
Después de una breve actuación en el barcelonés Edén Concert junto a Lolita Baldó, actúa en el Madrid Cinema junto a la Niña de los Peines e Isabelita Ruiz. Pero Salud vuelve a enfermar y cancela las representaciones, para volver un mes después y recibir grandes elogios: bella estrella, reputada cancionista con voz grata y extensa que da vida, con matices expresivos, a tipos cómicos y mujeres pasionales, etc. Tiene un gran éxito y demuestra, una vez más, que al menos en Madrid es muy querida.
Salud cantando "Enfermera del amor", uno de sus éxitos en la temporada
de 1920, quien sabe si influenciada por frecuentar ambientes hospitalarios
Cuando acaba el contrato Salud tiene que tomarse un obligadísimo respiro para ser operada de la garganta por el doctor Tapia, al parecer toda una celebridad de la época como cirujano. Lo cierto es que no hizo Salud honor a su nombre (María de la Salud, en honor de la virgen de esta advocación), padeciendo a lo largo de su vida numerosas dolencias, ninguna de ellas afortunadamente demasiado grave.
Impresionante talla de Nuestra Señora de la Salud 
(http://www.trasladoalsepulcro.org/Cultos/Cultos.htm)
La operación resulta un éxito, Salud se recupera prontamente y el resto del año 21 será de una actividad casi frenética para ella: actúa en el Madrid Cinema, en el Ramírez de Córdoba y en el teatro del Centro de los Hijos de Madrid o Teatro Centro (hoy Teatro Calderón), junto a una troupe de liliputienses, bailarines de jotas y artistas argentinos del tango. A las 10,15 de la noche actúa Salud, cerrando el programa y tras el pase de una película, "Corazón de España" de la Casa Salvador, un documental sobre la corrida de la Beneficiencia. Triunfan también en el teatro Centro Monsieur y Madame Leonard, ilusionistas franceses, él escamoteador (escapista) y ella adivinadora (mentalista). Es intención de la empresa de este teatro (y de todos) que los madrileños que pasan calor no tengan que trasladarse en tranvía en las afueras y por ello preparan su local para soportar la canícula. Unos cuantos ventiladores instalados en las columnas del patio de butacas hacían las funciones de aquel arcaico sistema de aire acondicionado. El resto lo ponían los abanicos de las señoras.
Aniguo ventilador de la marca Siemens Schucke
(fuente: articulo.mercadolibre.com.ar)
En el mes de julio se anuncia la actuación de Salud en el Lírico de Palma para la temporada que comenzará en septiembre, pasados los calores del estío. El resto de las actuaciones contratadas son de primera magnitud: Pilar Alonso, Goyita, Emilia Bracamonte, la Argentinita y Laura de San Telmo. Aún tiene tiempo de actuar en el Parisiana de Madrid y de hacer lo que entonces se llamaba una "función monstruo", a beneficio de los soldados de la (enésima) guerra de África.
En los detalles de esta función merece la pena pararse un poco. Actúan  en ella Mercedes Serós, Nati la Bilbainita, las Hermanas Corio, Isabelita Ruiz, la Argentinita, y Egmont de Bries. Los autores de los cuplés y canciones ceden sus derechos, y dirigen los maestros Romero, Font y Bertrán Reyna. Tan espléndida función (todos primerísimas figuras) es organizada por una junta presidida por la marquesa de la Corona."Sobre la bárbara tragedia de los agros rifeños se han tendido, blancas y acariciadoras, las manos piadosas de esta dama prócer, caritativa y bella", decía de ella un medio de la época.
Retrato de la Marquesa de la Corona, fotografiada por Walken,
con motivo de la función benéfica por la Guerra de África
Lo cierto es que este año Salud no sólo merece compartir cartelera con lo más granado del mundo artístico. Es 1921 su año más prolífico, el de su apogeo como artista, el del lanzamiento de dos de sus mayores éxitos y más concretamente el del tema que más famosa le haría y por el que sería recordada durante décadas.


Grabaciones de Salud para Odeón de "Mon Homme", "Nena"
y "La nieta de Carmen" (a vuestra disposición en todocolección.net)
Odeón lanza este año los siguientes discos dobles de Salud: "Mi hombre" y "Nena", "La mantilla zamorana" y "Flor minera", "Serrana de Talavera" y "La perla del Buen Retiro". Pero será "Mi hombre" la que se convertirá en la canción de moda, la que se oye en todas partes: en los salones, en los patios de vecindad, cantada por criadas y señoras, y algún que otro caballero de especial sensibilidad. El éxito es absoluto, atronador, definitivo.
Salud caracterizada para cantar "Mi hombre",
con un estilo inconfundible de apache parisina
La canción "Mi hombre" tiene una historia larga y curiosa, como no podía ser menos tratándose de un tema tan emblemático. "Mon homme" fue originalmente compuesto en 1916 por Maurice Yvain, con letra de André Willemetz y Jacques Charles. La primera en popularizarlo fue la célebre vedette francesa Mistinguett de la que os dejo aquí una versión grabada en 1938 (gracias a su publicación por parte de lysgauty1 en YouTube).


Después de los franceses, que inventaron el término, no hay pueblo más chovinista que los estadounidenses. Así que ellos consideran que la siguiente artista en interpretar y grabar este tema fue la, por otra parte, magnífica Fanny Brice, en 1921. Pero no es así, ya que muy probablemente antes de "saltar el charco" fue en España donde gracias a la versión de Salud Ruiz se grabó esta canción en 1920, un año antes que en los EE.UU. Después sería interpretada y grabada por artistas tan dispares como Edith Piaf, Billie Holiday, Sara Montiel (en una magnífica adaptación de Jesús María de Arozamena) o Barbra Streisand, estas dos últimas llevando el tema al cine en "La Violetera" y "Funny Girl" respectivamente. Cualquiera de estas versiones es maravillosa ya que el tema es grande por sí mismo, muy difícil de pervertir o destrozar, ni siquiera cuando se han hecho parodias de él.
Os dejo aquí otra versión, la de Sara Montiel en "La Violetera" (gracias a Egor Savin en su canal de YouTube).
Más desgarrada que ella, acaso la Piaf. Con mejor voz, la Streisand, sin duda. Pero más guapa que la Montiel, ninguna.

Pero volvamos a Salud y su creación de este famosísimo cuplé. Tuvo el acierto de caracterizarse apropiadamente, imitando sin pudor a Mistinguett pero haciendo una creación personal, con una letra adaptada al público español que, muy probablemente, fue en esta primera versión obra de José Juan Cadenas, aunque dejo el dato abierto para su discusión o cualquier sugerencia que tengáis al respecto.
Desmintiendo a aquellos que consideraron a Salud Ruiz como una figura de segunda fila, debido quizá a su propensión a cantar cuplés de "segunda mano", lo cierto es que triunfó con "Mi hombre" de forma incuestionable. Antes de las listas de éxitos, de los discos de oro y platino o de los billboards, este cuplé fue un número uno a la española en popularidad y ventas.
Y para terminar de una vez con "Mi hombre" os dejo un enlace del magnífico blog "Del cuplé a la revista" donde tenéis más información al respecto:
http://delcuplealarevista.blogspot.com.es/2015/01/joyas-del-cuple-es-mi-hombre.html

Salud Ruiz, con su "look" para cantar "Mi hombre", sin asomo de
tragedia, más bien feliz de la vida por su inesperado éxito

********
*****
**

En septiembre de 1921 se abre en Madrid el nuevo Teatro Maravillas. Hasta ese momento conocido como Madrid Cinema aunque inaugurado en su momento como Maravillas, fue primero un teatrillo desmontable y a pesar de tan mareante historial tiene el mérito de seguir abierto y en funcionamiento hoy en día. El empresario Campúa respeta el nombre original, que considera con buen criterio clásico y castizo, e invierte en el destartalado e incómodo local convirtiéndolo es una sala decorada al gusto del momento: al estilo japonés, imperando en colores el amarillo, el azul cobalto y el gris; telón a grandes rayas amarillas y azules, con colgaduras en los palcos, todo de estilo japonés; grandes faroles japoneses en forma de canastillas rebosantes de flores artificiales separan los palcos, con una suave iluminación complementada por los grandes faroles que cuelgan del techo, por supuesto, japoneses.
En sesiones de tarde a las cinco y de noche a las diez, ofreciendo cinematógrafo y varietés, su primer cartel esta compuesto por Salud, Esperanza Benito, Los Morgados, Estrella Mejicana, Mouna Montero, Nita Solbes, Marujilla, Lolita Méndez, y los célebres clowns Pompoff, Thedy y Emig.
Thedy, Pompoff y Emig hacia 1925
Después del éxito obtenido en el Maravillas con "Mi hombre" Salud actuará de nuevo en el Edén Concert de Barcelona. Cuando regresa a Madrid pasa por un momento de cierta angustia al perder a su perro Rute, un caniche blanco (perro lulú, lo llamaban entonces) y pone un anuncio en el periódico La Libertad ofreciendo una gratificación a quien lo encuentre. No sabemos si Rute apareció, pero por este anuncio nos enteramos de que en estos momentos vive en el número 16 de la calle Escorial de la capital, una casa que sigue hoy en día tal y como era entonces.
Termina el año actuando en el Maravillas. Entre sus compañeros destacan Maruja Lopetegui, Ramper, la mexicana Evan Stachino, Lolita Duran y... Musidora.
Musidora como Irma Vep en una de las películas de "Les Vampires"
Musidora es el seudónimo de Jeanne Roques, una parisina polifacética que fue actriz y directora de cine mudo, pintora, escritora y musa del surrealismo. Creó para el cine el personaje de Irma Vep (anagrama de Vampire) y su imagen estilizada y oscura, una especie de mujer fatal feminista, tuvo una enorme influencia estética en sus tiempos. Cuando a principios de los años veinte se enamoró del rejoneador Antonio Cañero, se vino con él a vivir a España y aquí realizó tres películas. También hizo esporádicas actuaciones en los escenarios, como esta temporada de las navidades de 1921 que pasó en el Maravillas de Madrid, donde seguramente conoció a Salud.
Una inusual Musidora flamenca 
Comienza 1922 y Salud está en pleno apogeo artístico. Sus cuplés se hacen populares al momento, aún cuando no haya sido ella la que los haya estrenado. Hay algo en sus grabaciones y en su estilo, que hacen su figura popular y cercana al gran público. No es la mejor (¿alguna lo fue?), ni la más guapa, ni siquiera la más ambiciosa. Profesionales como ella hubo muchas, chicas cumplidoras y muy trabajadoras, procedentes de orígenes humildes y trasplantadas a un mundo donde abundaban las presiones de todo tipo. No destacó Salud en ninguno de estos aspectos y quizá por ser una más entre todas y tener una imagen más bien gris e inofensiva, el público se sintió especialmente identificado con ella.
Aún le quedaban muchas cosas por vivir y algún que otro éxito que cantar. Todo, en la próxima entrada.

5 comentarios:

  1. Soy cata, tu seguidora de canarias,que buen domingo me has hecho pasar leyendote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cata. No sabes cuánto me alegro de haberte hecho pasar un buen rato, esa es la idea que tengo en la cabeza cuando hago una entrada para este blog: además de informar, entretener. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Querida, es un interesantísimo relato sobre Salud Ruiz. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Olga. Salud es una más de las muchas olvidadas, se merecía su "huequecito" y aquí lo tiene... acaso para siempre (ya sabemos lo que es internet).

      Eliminar
  3. la revista DESTINO de Agosto de 1968 trajo la noticia del fallecimiento de Salud Ruiz y un articulo me parece recordar de mi amigo Angel Zùñiga...tambien daba el nombre de Isidoro su biografo official..enbreve subo algun disco Odeon o Gramofono de ella

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...